Quito, 30 de septiembre de 2020.- El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), la Cooperación Técnica Alemana (GIZ), la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad) y el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) firmaron un convenio para impulsar el Proyecto Banano Sostenible Ecuador.

Mediante este proyecto piloto, que tendrá una duración de tres años, se busca fortalecer la producción y comercialización sostenible de banano del Ecuador y particularmente se coordinarán acciones en favor de los pequeños productores de la provincia de El Oro.

“Este rubro agrícola es de extrema importancia para el Ecuador”, afirmó el ministro de Agricultura y Ganadería, Xavier Lazo Guerrero, al indicar que son más de 8.000 familias productoras, que a su vez contratan los servicios de otras familias para seguir produciendo, y que además sirve para mantener las exportaciones y generar divisas que sostienen la dolarización.

Indicó que es hora de “producir con más conciencia ambiental”, y afirmó que “fortalecer el concepto de sostenibilidad redunda en beneficio de la gente”. Explicó que, en el contexto mundial, el contenido de sostenibilidad es muy importante, por lo que resaltó la política de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) que desde el año pasado se aplican en el país, y que últimamente también sirve como un incentivo tributario para los productores.

Lazo consideró que el desarrollo del Proyecto Banano Sostenible Ecuador permitirá avanzar en otros aspectos, como el cooperativismo moderno, el fortalecimiento asociativo, créditos para mejorar las inversiones en capital de trabajo y activos fijos, que ayudan a fortalecer el concepto de sostenibilidad.

Christiane Danne, directora Residente de la GIZ en Ecuador, consideró que el biovalor es el nuevo reto a enfrentar, para lo cual señaló el apoyo del organismo de cooperación. “Que la cooperación con el MAG no solo sea en banano, es necesario trabajar mucho más en áreas de la economía. Estamos aquí para apoyarles en estos días difíciles”, dijo al agregar que con el convenio iniciará un diálogo para impulsar el banano sostenible y coordinar acciones para los pequeños productores del país.

Entre otras cosas, describió que el proyecto fomentará la innovación y aumentará la sostenibilidad social, económica y ambiental en la cadena de suministro del banano, así como impulsará prácticas responsables, promoverá el cooperativismo, facilitará información a acceso de mercados, fomentará la educación y el desarrollo científico de enfermedades que afectan al banano.

Ragna John, coordinadora del Proyecto Banano Sostenible, de la GIZ, manifestó que este tiene la característica particular de vincular, a lo largo de la cadena, al productor y al consumidor, quien cada vez tiene más conciencia ambiental y social. “Aumentar la sostenibilidad en la cadena del banano significa un beneficio para los consumidores y el ambiente”, mencionó.

Patricio Almeida, director Ejecutivo de Agrocalidad, señaló que las BPA ayudan a dar sostenibilidad al sector bananero que, junto a otros rubros, han sostenido la economía del país durante la pandemia.

Para Andrés Andrade, director Ejecutivo del INIAP, el Proyecto Banano Sostenible Ecuador, “se traduce en mejores días para la ruralidad. Todo tipo de cooperación es oportuno. Hoy la industria bananera está en un periodo de transición hacia un ordenamiento, y todos los esfuerzos para ordenarla son bienvenidos”, dijo al indicar que desde el Instituto se pone a disposición la red de laboratorios para actuar frente a las amenazas externas en procura de darle sostenibilidad a la producción agrícola del país.