La punta morada (PMP) es una enfermedad emergente a nivel mundial que afecta al cultivo de papa, y que recientemente ha sido reportada en el país. Es causada por un fitoplasma (bacteria sin pared) y es transmitida por un insecto. La enfermedad es de muy difícil control y detección que causa pérdidas significativas de rendimiento y calidad a nivel mundial.

La Estación Experimental Santa Catalina del INIAP, desde los primeros reportes de PMP en la provincia del Carchi (2013) priorizó este problema y trabajó en la identificación del agente causal y su vector. Se han identificado a dos fitoplasmas como agentes causales de la PMP, Candidatus Fitoplasma Aurentifolia 16SrII y Fitoplasma Asteris 16SrIF, identificados por Caicedo et al. 2015 y Castillo et al. 2018, respectivamente; además, se ha reportado la presencia de Bactericera cockerelli, insecto considerado como el posible vector del fitoplasma.

Actualmente se ha conformado  un comité técnico multidisciplinario permanente compuesto por especialistas del Departamento de Protección Vegetal, Programa Nacional de Raíces y Tubérculos, Departamento de Producción de Semillas y el Núcleo de Transferencia de Tecnología para hacer un seguimiento permanente a esta plaga y ejecutar las acciones que sean necesarias con el fin de llegar a un control de la misma.

Para realizar actividades estratégicas de manera conjunta, se están fortaleciendo alianzas interinstitucionales, que permitan realizar una prospección de la problemática en la Sierra ecuatoriana y unir esfuerzos para evitar que el problema siga extendiéndose a otras provincias del país y apoyar a los sitios afectados.

En el corto plazo se plantea la validación y simplificación de métodos de diagnóstico de fitoplasma e insecto vector, cuantificación de la transmisión de PMP a través de la semilla, la validación de estrategias de manejo integrado de PMP y un programa de capacitación masivo a los diferentes actores en el manejo integrado de la enfermedad.

La implementación del programa de capacitación está constituido por un equipo técnico multidisciplinario conformado por especialistas de los Departamentos de Protección Vegetal, Producción de Semillas, Programa Nacional de Raíces y Tubérculos rubro papa y el Núcleo de Transferencia de Tecnología, quienes están preparados para instruir a Técnicos y Productores  en temas de concientización de la importancia de la enfermedad, aspectos epidemiológicos, formas de transmisión, monitoreo y la promoción del uso de semilla de calidad, así como recomendaciones emergentes de manejo que disminuyan las poblaciones del posible vector y se minimicen las pérdidas.

Este programa está dirigido a técnicos de territorio del MAG, AGROCALIDAD e INIAP así como a agricultores y otros actores vinculados con el cultivo de papa en la identificación y alternativas de manejo de PMP.

La Estación Experimental Santa Catalina (EESC) del INIAP, ha venido trabajando en la producción y distribución de tubérculo-semilla de papa de calidad desde hace más de 50 años, cumpliendo rigurosamente con los parámetros de calidad y sanidad descritos en la Ley de Semillas. Al proceso productivo le acompaña un estricto Control Interno de Calidad (C.I.C.), que es avalado por la fiscalización externa realizada por el MAG y AGROCALIDAD, que garantiza la calidad de la semilla distribuida, por lo que aseguramos que la semilla del ciclo agrícola 2017 comercializada por la EESC no tuvo problemas de contaminación de esta enfermedad como lo pueden certificar los documentos de fiscalización externa del MAG y Agrocalidad, así como los documentos de C. I. C. de la EESC

 

Debido a los altos índices de afectación de PMP en lotes de papa del cantón Mejía y dada la cercanía de la Estación Experimental, se están llevando a cabo todas las medidas sanitarias recomendadas para prevenir la enfermedad en los lotes de producción de semilla.

 

 

Finalmente, los especialistas de Agrocalidad, están analizando rigurosamente el material cosechado en la EESC (ciclo agrícola 2018) para descartar una posible contaminación de la semilla y de esta manera asegurar la calidad de la misma que la estación comercializa a los productores.