Azuay, 17 de noviembre de 2020.- Tras 18 años de haberse liberado la última variedad de avena en Ecuador, el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP), desde su Estación Experimental del Austro, concluyó el proceso de investigación de una nueva opción para los agricultores de la Sierra: la INIAP- FORTALEZA 2020, cuyas características de rendimiento y tolerancia a enfermedades la convierten en un cultivo de alta calidad.

La liberación de esta nueva variedad del cereal se realizó la mañana de este martes en Gualaceo, provincia de Azuay, con la presencia del ministro de Agricultura y Ganadería, Xavier Lazo Guerrero, y del director ejecutivo del INIAP, Andrés Andrade. Las autoridades entregaron de forma simbólica las semillas a alrededor de 200 productores de las provincias Azuay y Cañar.

Durante su intervención, el Ministro Lazo, hizo una referencia al nombre de la variedad y expresó que con él “dieron en la clave”.

«En los momentos complejos que vive el país y el mundo, damos la opción a muchas familias del campo para que no sólo tengan esperanza, sino también fortaleza», resaltó.  Aseguró además que con este nuevo  producto los agricultores «tienen en sus manos un negocio que puede ser mejor que el banano y el camarón, incluso».

Respecto al trabajo entre el MAG y su organismo adscrito, la autoridad destacó que «tratamos de servir mejor a nuestros agricultores con trabajo articulado, honestidad y transparencia».

En representación de los beneficiarios, David Gavilánez, expresó que gracias a esta investigación del INIAP, será posible la diversificación de la producción agrícola en la zona.

La nueva variedad de avena fue seleccionada a través de procesos participativos con agricultores y ganaderos de las provincias de Azuay, Cañar y Loja, y tiene como particularidad su doble uso: tanto para forraje como para consumo en grano. En el primer caso, se ha comprobado un importante incremento en la producción de leche del ganado alimentado con esta variedad.

Desde ahora, el producto está a la disposición de los agricultores, quienes contarán con la asistencia técnica y capacitación continua del MAG e INIAP.

 

Al respecto, Andrés Andrade, señaló que esta entidad, como nunca, está más cerca de los productores y que ha dejado “los escritorios por el campo”. «Hacemos votos por escribir una nueva versión de la ruralidad de nuestro país”, acotó.

 

En paralelo, el evento fue la oportunidad para hacer la entrega de 7 créditos de BanEcuador por un monto USD 47.200  para capital de trabajo en producción de legumbres, y de ganado bovino y porcino.

 

 

 

 

 

 

Al evento asistieron agricultores, ganaderos,semilleristas, y representantes de los GAD parroquiales y cantonales.